PERLAS YOGUICAS

Algunas lecturas interesantes



DEPRESIÓNEn problemas como en la depresión, la respiración correcta al expandir los pulmones mejora el estado mental.

GIROS CUELLOLibera la tensión en el área por que toda la sangre y los impulsos nerviosos deben pasar hasta el cerebro, alinea las vértebras superiores, además es estiramiento...tranquiliza.

ESTAREl Yoga te enseña donde estás antes de saber a donde te diriges.

EQUILIBRIOUn lado es siempre diferente del otro, pero la práctica del Yoga nivela las cosas.

TENSIÓNSi puedes aprender a relajarte bajo este tipo de tensión (asanas ó posturas), te relajarás en cualquier condición de estress producida por las circunstancias exteriores.

DOLENCIAS FEMENINASSe evitarían si la mujer normal de 30-40 años hiciera sólo la Cobra, Los hombros y las flexiones anteriores y posteriores todos los días.

OJOSEs una causa importante de tensión y fatiga general.

REACCIÓN NERVIOSALa psique se ve afectada por los ejercicios, la respiración y la concentración. Está apareciendo una personalidad nueva.

PROBLEMASHabrá mareas altas y bajas, pero cada vez retrocederás menos, hasta que los problemas desaparezcan.

PERSONALIDADDepende en gran parte de la energía y vitalidad que tiene la persona.

VISUALIZARAprender a visualizar los ejercicios, ...eso es todavía más importante que hacerlos...

AUTOCONTROLEstás totalmente inmóvil desde los dedos hasta la cabeza... y esa es la prueba deautocontrol.

ADAPTABILIDADConforme tu cuerpo se hace más elástico, envía a la mente una sensación deflexibilidad, te vuelves más adaptable mental y físicamente, no podría ser de otro modo.

TRASTORNOS EMOCIONALESCuando la mente y el cuerpo trabajan unidos, nos liberamos de las tensiones emocionales de hoy. La mente y el cuerpo trabajan unidos para producir un resultado útil.

ENVEJECIMIENTO:Las glándulas, la sangre y los nervios se recargan, los depósitos de calcio se eliminan, todo eso se consigue por el poder de la mente sobre el cuerpo. El proceso de envejecimiento se retrasa, pues la rigidez en las articulaciones, la mala circulación y la mala eliminación forman parte del envejecimiento. La buena eliminación forma del proceso de purificación que hace que el estudiante de Yoga tenga ese aspecto.



OTRAS COSAS (complicadillas)...¡ o no !

.....La vida tiene inicialmente un sentido didáctico, para que yo aprenda lo que es esencial y lo que es secundario; esencial es lo que no cambia, secundario es lo que cambia. Lo esencial no depende de nada, lo secundario siempre depende de otra cosa...
...pero yo, a través de mi hacer, a través de mi existir, puedo ir descubriendo al Ser que hay detrás de este hacer, la Realidad que hay detrás de este hacer, la Realidad que hay detras de todos sus niveles de expresión...
...La vida es un proceso constantemente creativo y, por lo tanto, constantemente destructivo.
Estoy aqui para llegar a ser yo, para llegar a descubrir quien soy yo, qué es la existencia, qué es la verdad detrás de esa existencia.
Estoy aqui para hacer un trabajo, que consiste por un lado, en desarrollar todas mis capacidades y, por otro, gracias a este desarrollo en descubrirme a mí mismo detrás de ellas. Este es, pues el sentido primordial inmediato. Llegar a ser yo mismo; no confundirme con mis cosas, con mis cualidades, con mis productos, sobre todo, con mis efectos exteriores.
"EN CADA MOMENTO DARÉ LA EXPRESIÓN MÁS INTELIGENTE QUE PUEDA, MÁS EFICAZ QUE PUEDA, MÁS PROFUNDA Y SINCERA QUE PUEDA, PERO LO DARÉ DEL MISMO MODO A COMO EL SOL DA SU LUZ, A COMO LA FLOR DA SU PERFUME, ES DECIR DE UN MODO NATURAL, PORQUE ES SU NATURALEZA DARLOS." 

Y ésto convertirlo en experiencia. No como una teoría, como una simple hipótesis, sino como experiencia central.
Osea, que estamos aquí para ir adelante y para despertar. Cuando uno se resiste a ir adelante cuando se resiste a aprender, a crecer, a llegar a ser, a soltar, cuando pretende que la vida sea una cosa cómoda y que uno tenga una actitud pasiva en ella, inevitablemente ésto se traduce en dolor, porque la vida es un proceso dinámico, transformante, revolucionario, desde dentro de nosotros.
Antonio Blay


La mente ha enfermado, se ha cristaliza­do, ha entrado en un circuito viciado de reactividades que se retroalimentan creando confusión, desorden, insatisfacción y caos. Una mente así genera sufrimiento, tensión, división y conflicto. Es la mente de la gran mayoría de los seres humanos, que engendra avidez, ira, celos, envidia, vanidad, agresividad y otras trabas. Esta mente se nos impone, nos limita, esclaviza y embota. Esta es preci­samente la mente que hay que cambiar, modificar, transformar. Porque:

— La misma mente que es enemiga, puede ser amiga.
— La misma mente que es un obstáculo, puede convertirse en aliada.
— La misma mente que ata, es la que libera.
— La misma mente que es un impedimento, es una preciosa herramienta para la autorrealización.
(“Aprender a vivir , aprender a morir”. Ramiro Calle)




LUZ

El yoga físico requiere la presencia de una atención consciente para que todas sus técnicas no sólo tengan implicaciones fisiológicas, sino también mentales, lo cual permite al practicante ir sometiendo al escrutinio de la atención vigilante cualquier ejercicio. Se eleva así el umbral de la conciencia y se consigue una armónica interrelación de cuerpo y mente.


ARMONÍA

Las cuatro emociones
Hay cuatro emociones tan hermosas y saludables que Buda las denominaba las Cuatro Sublimidades y también las Santas Moradas. Todo ser humano, si es que quiere conseguir una verdadera integración interior, debe cultivarlas. Son:
  • Amor
  • Compasión
  • Alegría compartida
  • Ecuanimidad

Son cualidades sublimes que hacen posible el noble vivir y de hecho conducen al mismo. Si éstas fueran instalándose en el alma humana el mundo entero se humanizaría. Representan la pureza de corazón y propician la armonía con uno mismo y con los demás, mejoran las relaciones humanas y las condiciones sociales y liberan la mente de cualquier corrupción.
(“Aprender a vivir , aprender a morir”. Ramiro Calle).




AMOR

A través de las técnicas básicas del yoga físico, asanas y pranayama, se intenta conseguir una especie de medicina preventiva; mantener el organismo en un nivel de salud lo suficientemente elevado para que esté siempre a un buen nivel de rendimiento y para alejar, en lo posible, la enfermedad, tanto física como mental. Desde ahí surge la posibilidad terapéutica y preventiva del Yoga. El nivel de dedicación es muy importante.
(Curso de Formación, Dr. Miguel Fraile)


SALUD

Las características básicas del Yoga físico son: inmovilidad, duración y relajación. Todo asana tiene que establecerse en base a estos elementos. Si no se dan, no se está practicando Yoga, se está haciendo otra cosa. No es lo mismo mantener un asana 45 segundos que mantenerlo 5 minutos, las cosas que suceden en el cuerpo son completamente diferentes.
(Curso de Formación, Dr. Miguel Fraile)



SERIEDAD
Al mantenerse los asanas de forma estática, se ejerce una presión continua e incrementada sobre vísceras, órganos, músculos y estructuras óseas, vaciándolos y facilitando su posterior llenado de sangre fresca al deshacer la postura, con el consiguiente efecto de limpieza y mejora de su función. Es un sistema de drenaje, de limpieza de vísceras y órganos, que favorece la movilización de las sustancias tóxicas acumuladas en los músculos. El masaje a través de las posturas mantiene las estructuras en el mejor nivel de funcionamiento, por un efecto puramente mecánico.
(Curso de Formación, Dr. Miguel Fraile)



LIMPIEZA

El Yoga como terapia es una método centrado en la actuación global psicosomática, que busca actuar primordialmente sobre los componentes psicológicos y emocionales de la persona para intentar evitar que estos componentes psíquicos condicionen el proceso de enfermar. Es decir que actuando directamente sobre el cuerpo busca beneficiar también los elementos psicológicos de la persona.



SANIDAD



Del mismo modo que la nieve que cae copo a copo termina por quebrar la rama más poderosa del árbol, el esfuerzo correcto y mantenido va proporcionando sus frutos a cada momento. No debe tratarse de un esfuerzo contenido, sino de un esfuerzo adoptado libremente y con motivación para mejorar.
(“Aprender a vivir , aprender a morir”. Ramiro Calle).


CONSTANCIA

Todas las técnicas del yoga físico favorecen también la mente, del mismo modo que las del yoga mental benefician el cuerpo. Como método de relajación y tranquilización es insuperable, y la práctica combinada de los yogas físico y mental es de enorme efectividad para coordinar armónicamente la unidad psicosomática y mejorar las conexiones del cuerpo con la mente.


UNIDAD
Si estas técnicas se han perpetuado desde hace miles de años no es por casualidad ni gratuitamente, sino porque han demostrado su fiabilidad, porque las han puesto en práctica personas de todas las épocas y de las más distintas latitudes.


FIABILIDAD

Ya hoy en día, la más moderna ciencia psicosomática indica (como ya lo hiciera el yoga hace miles de años como precursor de la ciencia psicosomática) las estrechísimas conexiones existentes entre el cuerpo y la mente y cómo todo aquello que afecta al cuerpo repercute en la mente o todo aquello que altera la mente alcanza al cuerpo.



INTEGRIDAD


Se dice que todo pensamiento tiende a la acción. Toda acción repetida se convierte en un hábito; la suma de nuestros hábitos forma el carácter y éste determina el destino. Es, por lo tanto, en el pensamiento donde realmente empiezan a forjarse el equilibrio emocional, el carácter y el destino.

***

La mente condicionada está propulsada por toda clase de anhelos, temores, ansiedad, miedos proyectados, conflictos internos y compulsividad. Una mente así es como un espejo tan sucio que no puede reflejar ni una sola imagen o, si lo hace, es deformándola. Hay tanta suciedad en la mente (tantas impresiones sin digerir), tanta superficialidad, tanta inestabilidad, que la mente no es capaz ni de conocer ni de reconocer, ni de percibir penetrantemente ni de percibirse. Por eso es una mente muy torpe para la auto investigación y sin posibilidades de captar la naturaleza original. Sobre una mente de tales características el practicante de yoga se dispone a trabajar con seriedad y paciencia, porque la misma mente que esclaviza, libera, y la misma mente que es fuente de ignorancia, puede serlo del más alto conocimiento.
(fascículos YOGA, Ramiro Calle).
***

Meditamos en el yoga para transformar la mente ordinaria en una mente más luminosa , para descondicionarla y dejarla brotar en un nivel más elevado y pleno. Meditamos para romper las ataduras de la mente egocéntrica, para activarla y purificarla de tal manera que pueda ofrecernos, a niveles supralógicos, respuestas que no puede brindar el pensamiento ordinario. Meditamos para ser nosotros mismos a pesar de los enredos de la mente, para aprender a desidentificarnos de su contenido, siempre cambiante. Meditamos, en suma, para lograr modificaciones muy profundas en la consciencia, ensancharla y profundizarla y poder obtener un conocimiento no reactivo y que no sea el resultado de los viejos impulsos, impresiones y reacciones. La mente del ser humano común se halla llena de nudos, bloqueos, cortocircuitos, contracciones psicológicas. Le meditación se empeña en desatar esos nudos y liberar los bloqueos para que en la mente nueva surja una energía más vital.
“Aprender a vivir , aprender a morir”. Ramiro Calle)

***

La mente está alborotada siempre. ¿Qué sucede cuando las aguas de un lago no permanecen quietas? Que no nos permiten ver lo que hay en el fondo o , por lo menos, desvirtúan nuestra visión. Aplica este ejemplo a la mente y al Ser. Si la mente está agitada, esclavizada por la pasión y los sentimientos negativos; si es débil como un conejillo recién nacido e inestable como un mono joven, ¿cómo puede la mente permitir la manifestación del Ser, del espíritu inmortal que hay en nosotros? La mente puede convertirse en el más fiero enemigo del aspirante, pero también en el más fiel de sus amigos.

***


Todas las posturas del yoga físico ejercen una influencia sobre el cuerpo, la mente y el carácter. Los asanas neutralizan las modificaciones de la mente, estimulan la atención mental pura, amplían la consciencia y permiten el acceso a más elevados niveles mentales. Fortalecen el carácter y sirven de reeducación a la voluntad. Pero, además, todos ellos actúan directamente, y en formas muy diversas, sobre el cuerpo, sus energías y funciones.
(fascículos YOGA, Ramiro Calle).

***

El Hatha Yoga, en su conjunto de técnicas corporales (asanas) y de ejercicios respiratorios (pranayama), induce en el sujeto una vivencia de sí mismo que podría definirse con los adjetivos de vigor sereno o de tranquila fortaleza; sensación que se desprende de la particular vivencia que se experimenta del propio cuerpo inmovilizado en las distintas postura o asanas, y que se acompaña de una especial sensación de consciencia corporal.

***

Esta autoconciencia física está matizada básicamente por un estado de serenidad interior acompañado de una sensación de fuerza y potencia sentida globalmente en todo el cuerpo, lo que otorga al sujeto la vivencia de poder ser capaz de llevar a cabo cualquier empresa que se proponga, por sentir una confianza inusual en sus propias fuerzas o posibilidades.
(Dr. Miguel Fraile)

***

La mente, sujeta a presiones y condicionamientos en hombre común, puede tomar dos direcciones: hacia lo positivo y hacia lo negativo, apagándose o iluminándose. Se puede considerar como un espectro cuyos extremos son la inconsciencia en el extremo negativo y la supra consciencia en el positivo. El que la mente se incline en uno u otro sentido dependen según el yoga del entrenamiento adecuado y el perseverante acondicionamiento de la misma.

***
A través de la concentración, la meditación y la contemplación, el yogui trata de conocer y comprender las energías que conforman sus existencia, y el funcionamiento de las mismas dentro y fuera de sí mismo. Porque comprender dicho funcionamiento es evitar el sufrimiento que la ignorancia del mismo proporciona; porque comprenderla es ya en cierto modo comenzar a controlarlo y poder sujetar, canalizar y utilizar sabiamente las energías para fines positivos y provechosos para uno mismo y para los demás.

***


El hombre liberado es aquel que ha descubierto la inconsciencia en que vivía, ha sido capaz de comprender y, sometiendo férreamente su voluntad, ha comenzado a vivir una existencia con la mente despierta, emancipada de todo engaño, de toda ilusión. Convirtiéndose en dueño absoluto de sí mismo, puede determinar sus propios pensamientos, emociones y actos. Deja así de ser pensado por sus pensamientos, de ser arrastrado por sus emociones, de reaccionar mecánicamente.
(fascículos YOGA, Ramiro Calle).
****

El yoga físico requiere la presencia de una atención consciente para que todas sus técnicas no sólo tengan implicaciones fisiológicas, sino también mentales, lo cual permite al practicante ir sometiendo al escrutinio de la atención vigilante cualquier ejercicio. Se eleva así el umbral de la conciencia y se consigue una armónica interrelación de cuerpo y mente.

****

Si también se ha propuesto el yoga como una ciencia de la salud integral es, precisamente, porque procura ese bienestar real del cuerpo, la mente y el comportamiento que caracteriza a la verdadera salud, que no es sólo ausencia de enfermedad.

****

El cuerpo, que es la base y el aspecto más tosco de la pirámide humana, merece una adecuada atención. Cuando el yoga psicofísico se practica con la debida actitud, tiene mucho de yoga mental. Pero si, además, necesario es el cuidado del cuerpo, mucho más lo es el de la mente, puesto que Ésta es el origen de todo y todo se fundamenta sobre la misma.
****
Si consideramos que más de un 70 por ciento de trastornos lo son de carácter psicosomático, comprenderemos cuán importante es ejercitar, cuidar, cultivar y reeducar la mente, a fin de mantenerla equilibrada, consciente y subyugada.

****

El yoga, también, es un ejercitamiento para la contención del pensamiento y de la imaginación perniciosa.También por su capacidad para «desautomatizar», para contener el pensamiento y cultivar el equilibrio interior, el yoga juega un papel destacado en el campo de la salud psíquica y mental, pudiendo colaborar con eficacia en la resolución de conflictos internos y tendencias neuróticas.

****

Se trata de superar la ignorancia básica de la mente y de desplegar todos los potenciales internos para superar la desdicha, procurar un sentido de aprendizaje interior a la vida y mejorar las relaciones con uno mismo y con los demás. Este trabajo es integral, o sea, que se realiza sobre todos los componentes del ser humano: cuerpo, cuerpo energético, órgano psicomental (mente y emociones) y comportamiento.

****

Son obstáculos el desasosiego, la pereza, la negligencia, el descontento, la ofuscación, la avidez, el odio y tantos otros, a los que hay que sumar el propio inconsciente desordenado, caótico y el cúmulo de viejos patrones, heridas psicológicas, traumas y frustraciones. También son obstáculos los enfoques incorrectos, los estrechos puntos de vista, el apego a las ideas.

****

Son simientes de iluminación que es necesario cultivar para que maduren y reporten sus excelencias. Estos aliados, denominados factores de crecimiento o iluminación, son entre otros: el esfuerzo correcto, la atención vigilante, la ecuanimidad, el sosiego, el contento y la visión lúcida. Estos factores de iluminación colaborarán de manera eficaz en la superación de uno de los más graves obstáculos, el del ego o la autopersonalidad, que nos desvía de nuestra naturaleza original y nos somete a esclavitud.
****

Tengamos bien presente que la primera definición del yoga por escrito es «el control de los pensamientos en la mente»; así, todos los procedimientos yóguicos ponen su empeño en controlar los pensamientos mecánicos y neuróticos, para poder conocer un tipo superior de mente que nada tiene que ver con la mente ordinaria, al que se denomina unmani o no mente.

****

Este trabajo integral se traslada a la vida cotidiana y el practicante debe tomar su existencia como una práctica interior, tratando de:
 Hacer lo mejor que pueda en cualquier momento y circunstancia.
 Hacer con atención consciente y con destreza, sin dejarse alienar por la acción.
 No obsesionarse por los resultados, pues los mismos, si han de venir, lo harán por añadidura.
 Tratar de que la acción sea menos persona lista y egoísta.
 Convertir la vida cotidiana en un maestro, aprendiendo a bregar sabiamente y con actitud adecuada con los acontecimientos, circunstancias y situaciones, poniendo en marcha
la atención consciente y la firme ecuanimidad.

***

La práctica de las técnicas yóguicas va transformando al practicante y le enseña a modificar sus viejos modelos de conducta mental cuando estos son nocivos o perturbadores, para poder conseguir una renovada y más armónica forma de sentir y sentirse.

****
Es una vía de aproximación a la última realidad y, como técnica de autorrealización, su propósito principal es la recuperación de la naturaleza real que reside en el individuo y que no es perceptible porque estamos ciegamente identificados con los procesos psicomentales de todo tipo, viviendo de espaldas a nuestra propia identidad.
****
Las técnicas del yoga van drenando y saneando el subconsciente y resolviendo sus condicionamientos, por un lado, y por otro amplificando la conciencia y esclareciendo la percepción para poder ganar la supraconciencia o mente iluminada.
Cuando uno recupera su naturaleza real y, por tanto, se realiza, se obtiene la tan ansiada libertad interior, como quiera que a ésta se le designe: nirvikalpa-samadhi, nirvana, iluminación.

****
Así, el yoga es una senda hacia la liberación definitiva, y la persona que alcanza esa suprema meta es denominada un «liberado viviente», pues ha puesto término a la ignorancia, la avidez, el odio y el miedo.
****
Por su parte, las técnicas de concentración, meditación y autoconocimiento favorecen la armonía psíquica, resuelven conflictos internos, tranquilizan la mente y las emociones y previenen contra desórdenes emocionales.
****
En cuanto a las personas mayores, el yoga les favorecerá en sumo grado, refrenando por un lado el envejecimiento del aparato locomotor y manteniendo la musculatura más flexible y tonificada, y proporcionando, por otro, actitudes favorables para sentirse mejor con uno mismo y poder superar más fácilmente el sentimiento de soledad, el insomnio y los trastornos propios de la edad avanzada.
****
Cuanto más regular y armónica sea la respiración, más pura la alimentación, más adecuado el descanso, más reparador el sueño y más sanas y positivas las impresiones mentales, más energía estará a disposición de la persona.
****
Así como las emociones insanas son tóxicos que también perturban el organismo, las sanas son bálsamos para la mente y el cuerpo. Por ello se insiste en el yoga en la necesidad de suscitar, fomentar y cultivar pensamientos y emociones positivos.
****
el doctor Gharote, de la India, respondió: «El hatha-yoga dispone de una amplia variedad de técnicas psicofísicas que tratan de conducir al practicante a un estado de equilibrio psicofisiológico. Estas técnicas son lo más apropiado para el hombre moderno, que está bajo un gran estrés y tensiones de muy variada naturaleza. Proporcionan a la persona resistencia psicofisiológica, lo que representa un elevado porcentaje de posibilidades para mantener en buen estado la salud. La práctica de estas técnicas también aumenta el bienestar físico y mental».

****
«La práctica de las técnicas del hatha-yoga puede ayudar al practicante a influir sobre su sistema nervioso autónomo, sobre el equilibrio endocrino, la conducta y la perspectiva de la vida, siempre y cuando se practique a la luz de los principios yóguicos y no como meros ejercicios».

****
El yogui aprende a moverse por los distintos planos y estratos de su mente, a descubrir los condicionamientos internos para agotarlos y resolverlos, a mirar con atención vigilante y observación imparcial en su dimensión interna para explorarla y transformarla. Aprende a mirar y conocer sus estados mentales, intenciones y reacciones. Ensanchando la conciencia y estableciendo una intensa atención vigilante, el yogui escudriña sus interioridades y obtiene un conocimiento vivencial y directo, no conceptual, de sí mismo. Se enfrenta a las latencias de su subconsciente ya las tendencias que las mismas imponen robando libertad interior. Sólo en la medida en que las latencias se van «quemando», la persona se torna más libre y lúcida.
****
La práctica del yoga nos recentra interiormente y nos permite vivir con equilibrio psíquico en una sociedad desequilibrada. Como psicología de la realización que es, el yoga nos enseña a recuperar lo más real de nosotros mismos y a conectar con nuestro ángulo de quietud aun en la inquietud general o el desorden social.
****
Son muy acertadas las palabras del doctor José A. Calle Guglieri: «Para evitar los efectos desestabilizadores del mundo neurotizado en que vivimos, pensamos que la práctica del yoga o del zen (más adecuado el primero a la mente occidental), unida, si es posible, al cultivo de las artes, puede representar la terapia psicosomática preventiva más natural y eficaz que se le puede proporcionar al hombre actual, en una época en que casi todas las «soluciones» que se le ofrecen son artificiales y, muchas veces, inoperantes».
****
El cuidado adecuado del cuerpo y de la mente procura equilibrio, o sea, orden y armonía, en la organización psicosomática y en las energías que la animan. Este equilibrio debe incluso alcanzar a todas las sustancias orgánicas ya los estados mentales y emocionales. Para los yoguis, la enfermedad es una ruptura del equilibrio natural. El cuerpo dispone de sus propias fuerzas naturales curativas, pero quedan frenadas cuando por malos hábitos o pensamientos nocivos o actitudes desequilibradas se quiebra la armonía natural del cuerpo-mente.
****
Si la persona está en mejores condiciones físicas y anímicas le será más fácil ganar la quietud interior, porque al menos no encontrará tantos escollos nacidos de su propia organización psicosomática. La energía vital o prana fluirá mejor y más libremente por ese universo en miniatura que es el ser humano y tanto las funciones sutiles como las burdas permanecerán en armonía, desenvolviéndose en orden las corrientes energéticas y sin que deban sufrir bloqueos, cortocircuitos o tensiones.
****
El mismo dominio de la respiración va conduciendo al dominio de la mente, del mismo modo que el saludable control de tendencias anímicas y pensamientos conlleva el dominio sobre las funciones orgánicas. Yoga físico y yoga mental son por ello dos vías confluyentes, como las dos laderas de una misma montaña, pero con la notable diferencia de que no hay que optar por una u otra y se pueden seguir ambas.
****
Si el yogui aprende a purificar sus sustancias orgánicas, inmovilizar su cuerpo en una postura estable, recoger sus sentidos e interiorizarse, es para conectarse con esa fuente de energía interna que está en el origen de la mente-ego. La inteligencia primordial y el ángulo de quietud están más allá del intelecto y los pensamientos.
****
El yogui, paciente y sabiamente, regula con equilibrio las funciones de su cuerpo y de su mente para que colaboren, y no obstaculicen, en el viaje hacia la libertad interior, donde la ilusión cósmica (maya) que nos encadena se desvanece. En última instancia, el prodigioso dominio biológico y psíquico que el yogui persigue tiene como finalidad recobrar la sabiduría liberadora y un estado mental de pureza y ecuanimidad.
****
Los desórdenes somáticos, el egocentrismo, el apego, la inercia psíquica y las actitudes mentales y emocionales insanas frenan ese proceso de genuina maduración interna. Si el yogui valora tanto la serenidad mental y el silencio interior es porque mediante el pensamiento, la mera comprensión intelectual o el conocimiento teórico no se logra escuchar lo más íntimo y revelador de uno mismo; se consigue a través de una percepción (yóguica) que empieza precisamente a sobrevenir cuando se alcanza un estado de suspensión psicomental que libera «energías»especiales para que surja la visión sin velos; es entonces cuando el yogui pueda instalarse en su inafectado sí-mismo.
****
A la acción física debe siempre acompañarle la mental, o sea, que hay que permanecer muy atento durante la práctica, evitando en lo posible divagaciones mentales. La mente puede situarse en la zona que se indica como soporte para la concentración, o en la postura misma o en las sensaciones (estiramientos, presiones y otras) que se presentan durante la realización de la posición. De este modo la postura no sólo tiene implicaciones fisiológicas y energéticas, sino también mentales.

****
Todos los esfuerzos deben ser bien medidos, paulatinos y jamás excesivos. El secreto del éxito no está en la urgencia ni en querer ir demasiado rápido, sino en la constancia al practicar.

****
Estiramientos y masajes son beneficiosos para todo el cuerpo. En la mayoría de las posturas se producen simultáneamente estiramientos y masajes. Por ejemplo, las posturas de flexión hacia delante estiran vigorosamente toda la musculatura posterior del cuerpo y ejercen masaje sobre todos los órganos del abdomen, en tanto que las posiciones de flexión hacia atrás, estiran la musculatura anterior del cuerpo y ejercen masaje sobre la zona renal. Las posturas están perfectísimamente elaboradas y ensayadas para ir accediendo a todas las partes del cuerpo y beneficiándolas.
****
Los yoguis, desde hace milenios, descubrieron aspectos muy interesantes relacionados con la respiración, como que se  puede aprender a controlarla exhaustivamente y mejorar así la salud; que cuando se respira con conciencia y regulando bien la respiración se intensifica la vitalidad, se aumentan las defensas del organismo, se potencian las facultades internas.
****
Que mediante el dominio sobre la respiración se combate la dispersión mental y se pacifican las emociones; que existe una estrechísima interconexión entre la respiración y los estados anímicos y que a cada estado anímico corresponde un modo de respirar, de la misma forma que imponiéndose un control respiratorio específico se generan sus correspondientes estados anímicos.

****
Que pausando y restringiendo la respiración se armoniza el sistema nervioso autónomo; que a través de los controles respiratorios se eliminan impurezas de todo tipo, se favorecen los pulmones y el corazón, se previenen trastornos diversos, se combaten desórdenes psicosomáticos y emocionales, se regula la tensión arterial y se alerta la conciencia. Toda persona que practique el control respiratorio experimentará estados mentales de paz y vaciamiento.

****
Mediante la meditación, el yogui aprende a concentrar y expandir su atención, a percibir y percibirse y, sobre todo, a modificar los viejos modelos de conducta mental, para lograr mayor libertad interna, pureza mental y comprensión transformadora.
****
La meditación va creando un “espacio” interno de claridad e imperturbabilidad y se va consiguiendo que la mente que genera confusión, engendre claridad, y que los estados de ofuscación se transformen en estados de perspicacia. La meditación calma y esclarece, es decir, procura sosiego y lucidez, que no es lo común en la mente ordinaria.
****
El yogui, con su perseverante entrenamiento, tiene que ir logrando una mente más estable, silenciosa, perceptiva y esclarecida, lo que no sólo le permitirá vivirse interiormente con más plenitud, sino también ser más atinado y diestro en la acción externa.
****
Mediante la meditación vamos purificando nuestro subconsciente, intensificando la conciencia, subyugando el ego y conquistando un conocimiento más directo y menos condicionado.
****
Las experiencias que se van ganando con la práctica de la meditación van cambiando la mente del practicante. Por eso, indiscutiblemente, la meditación no es sólo un método para tranquilizarse, sino una práctica profundamente transformadora.
****
La práctica de la meditación es un pasaporte a la verdadera libertad interior. Esa preciosa función de la mente que es la atención se cultiva armónicamente. Del mismo modo que un paciente joyero va tallando con primor un valioso diamante, el radja-yogui (el meditador), va “tallando” su mente para obtener lo mejor de ella. “La meditación profunda es el único medio y la llave que nos permite abrir la puerta que da acceso a la supramente; mediante ella trascendemos a la inteligencia común y nos establecemos en un estado supramental”.
****
La relajación practicada asiduamente colabora en la resolución de conflictos internos, previene la hipertensión y los trastornos del aparato digestivo, desarrolla la atención mental pura, ayuda a combatir la melancolía y el estrés, evita trastornos cardiovasculares y aumenta la capacidad de resistencia del cuerpo y del sistema inmunitario. También la relajación ayuda a combatir la irritabilidad, la neurosis funcional, la neurastenia y algunos tipos de fobias y obsesiones.
****
La relajación bien practicada va alcanzando el cuerpo y la mente, y va cultivando una actitud de paz interior, equilibrio y ecuanimidad que, después, puede mantenerse en la vida cotidiana, pues se va ganando la denominada “respuesta de relajación”, que luego impera en cualquier momento o situación. La relajación, así, nos ayuda a enfrentar situaciones difíciles o conflictivas en la vida diaria, circunstancias adversas y vicisitudes.
****

Cada trauma psíquico tiene su correspondencia en un bloqueo muscular, la superación y eliminación de dicho bloqueo muscular va seguida indefectiblemente por la reviviscencia a nivel consciente de le emoción traumática inconsciente que en su momento lo originó, posibilitándose por este proceso la  superación y crecimiento, tanto a nivel muscular como a nivel psicológico.
Una personalidad traumática, inhibida y bloqueada vitalmente implica un cuerpo igualmente bloqueado e inhibido en su estructura muscular y motora. Un esquema corporal fluido y libre a nivel muscular y energético se corresponde con un carácter igualmente fluido y libre.
Dr. Miguel Fraile

4 comentarios:

Unknown dijo...

Excelente página. Muchas felicitaciones y gracias por todo lo que aportan.

Ma.Magdalena

Carlos Cruz dijo...

Gracias.

adriana Alcántara González dijo...

Hermosa página, gracias por compartirnos estos pensamientos!

Carlos Cruz dijo...

Muchas gracias Adriana. me alegro de que te guste.